Preocupación e incertidumbre, era el sentir de la comunidad bogotana luego de destaparse el escándalo por la parálisis de las obras de la calle 26 correspondientes al grupo 4 de la Fase III de Transmilenio, contratadas con la Unión Temporal Transvial, pero las situación cambió favorablemente de rumbo.

El Alcalde mayor suscribió el día de ayer, 18 de febrero, la cesión del contrato a la Sociedad por Acciones Simplificada Grupo Empresarial “Vías Bogotá”. A juicio del Concejal Celio Nieves Herrera, es importante para la ciudad la solución rápida de problemas de este tipo, relacionados especialmente con la movilidad que tanto azota a los capitalinos. Sin embargo, el ambiente de insatisfacción con lo hecho hasta ahora, principalmente por el incumplimiento del Contratista (Transvial), deja honda preocupación por el trámite de la liquidación o ajuste de cuentas con Transvial por los más de 80.500 millones de pesos recibidos como anticipo, equivalentes al 25.6% del valor total del contrato, y la suerte que pudiera correr la obra frente al cumplimiento de los cronogramas previstos.

Cuando la administración celebra un contrato, dispone de un tiempo para la ejecución contractual, de acuerdo al objeto del mismo, ya que debe asumirse como un negocio jurídico de plazo fijo. Ahora bien, el contratista debe cumplir con su obligación principal, a su vez la administración ejerce sus potestades sancionatorias frente a un contratista que incumple.

Frente al nuevo contratista, Conalvías, es necesario recalcar la necesidad que la cesión se realice bajo la garantía total del cumplimiento de las obligaciones contractuales, especialmente lo relacionado con valor y plazo, pues es necesario entregarle a la ciudad la obra en los tiempos previstos para acabar las dificultades de movilidad que se vive en la ciudad a raíz de esta obras.

Según la Administración Distrital, la cesión total del contrato a Conalvías “es la mejor alternativa para la culminación de la troncal”; Sin embargo, lo que esperamos los ciudadanos, es que a partir de dicha cesión, todos los socios del Grupo Empresarial “Vías Bogotá”, liderado por Conalvías y conformado además por las firmas: Infracom S.A., Patria S.A., Egdar Jaramillo y Cía Ltda.., Cesar Jaramillo y Cía Ltda.., Agromezclas S.A, e Icein S.A., pongan toda su capacidad técnica, financiera  y administrativa al servicio de la ejecución de las obras objeto de la cesión, con el propósito de lograr la terminación de las mismas con los menores atrasos frente a los cronogramas inicialmente establecidos.

Solo hay una claridad como conclusión de todos este problema: ¡mucho pierde la ciudad por fallas contractuales como ésta; pero ante todo, pierde Bogotá y pierde la ciudadanía por que como siempre es la que debe aportar el sacrificio de su incomodidad y el detrimento de su calidad de vida, aseguró el Concejal Nieves Herrera, actual Presidente de la Corporación.